USO DE COOKIES

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso.

FORMENTERA: Arenas blancas, aguas transparentes con azules sorprendentes
Área Profesional

Pueblos de Formentera

La isla de Formentera fue escenario del sueño hippie. En la década de los años 60 existió como un circuito hippie global, y en Formentera, los jóvenes norteamericanos para evitar ir a la guerra de Vietnam encontraron su paraíso particular. Medio africana, medio mediterránea, el encanto de Formentera radicaba en su calma, la cual le hacía parecer estar fuera de este mundo, y su paisaje plagado de rincones secretos.

Las cosas han cambiado. Hoy, Formentera recibe orgullosa a sus visitantes que ya no son ni tan hippies ni tan idealistas, pero quien tuvo retuvo. En sus pueblos aún rezuma el regusto de la revolución sesentera del siglo pasado. Además de playas infinitas, la isla posee unos pueblos preciosos que destacan por su pequeño tamaño y su magnífica conservación.

Todos los pueblos que se sitúan sobre Formentera merecen una visita. Las casas blancas, casi nunca de más de dos pisos, las ventanas de color ‘azul Formentera’ y el ambiente tranquilo son algunos de los rasgos en común, aunque cada pueblo de Formentera conserva un fragmento del encanto de la isla.